En el mundo digital, el contenido es el rey y ha llegado para quedarse. El marketing de contenidos está basado en una potente herramienta SEO que permite ofrecer información diferente, interesante e innovadora, con el objetivo de atraer, fidelizar y gestionar la confianza del cliente.

 El contenido se convierte así en un elemento estratégico del mercado digital.  El plan de marketing online de las empresas debe incluir contenidos de valor y conseguir que dicho contenido obtenga un doble resultado: la diferenciación de dicha empresa y ayudar al cliente a conocer mejor su sector o su mercado.

 La estrategia de contenidos será definida por la empresa, pero si no se dispone de expertos redactores lo mejor es comprar contenidos que den el enfoque que la empresa necesita. Un buen redactor freelance puede ocuparse de la tarea y crear una historia de la marca, de la empresa o de un producto (storytelling) y contarla a través de un blog (en el que pueden intervenir elementos de texto o multimedia), ayudando a construir una audiencia y establecer un conjunto de valores. De este modo, se crea un vínculo emocional y una experiencia para el cliente, que compartirá y comentará en sus redes sociales.

Un contenido pensado de forma estratégica y creado por un profesional permite llegar a niveles de la empresa no accesibles por métodos tradicionales (como hace Adobe), o estratificar los intereses de los clientes orientando el contenido a los distintos segmentos, como es el caso de Disney.   No importa la dimensión de tu empresa: tendrás que pensar igualmente la estrategia de contenidos para blog u otros medios,  respondiendo a los intereses de tu público y a tus objetivos de ventas, creando así con cada post una sólida relación de confianza. Y convirtiendo, finalmente,  a tus lectores en fans y a tus fans en clientes.

Imagen