Independientemente de lo conocida que sea una marca, lo bueno que sea un producto o la calidad de un servicio, debe haber una demanda constante por parte de los consumidores para obtener resultados rentables. Esta labor supone una promoción adecuada, así como una buena estrategia de marketing de contenidos a través del blog de empresa y las redes sociales.

Toda estrategia parte de una investigación de mercado previa. Es necesario averiguar las necesidades, hábitos de consumo y medios online que los clientes utilizan. Las encuestas y focus group proporcionan información muy valiosa, pero se debe prestar mucha atención a los comentarios en redes sociales y blogs para detectar oportunidades y anticiparse a las necesidades de los consumidores.

Los clientes buscan soluciones en internet, participan en los medios sociales e influyen en el desarrollo de los productos. La estrategia de marketing de contenidos debe sacar provecho de esta situación, abordando temas de especial interés para ellos, además de seguir un plan editorial y ofrecer variedad. Los contenidos deben tratar de entretener e informar sobre el valor de los productos y servicios mediante vídeos explicativos, infografías, imágenes inspiradoras o blogs escritos por los directivos de la empresa. La producción de contenidos de calidad de forma regular es una manera de ganarse la confianza de los clientes con el fin de establecer relaciones que después se traducirán en ventas. Por eso, resulta imprescindible leer y responder los comentarios, interactuando con los seguidores para crear engagement.

Finalmente, hay que rodearse de un equipo profesional y de confianza. El ritmo de las redes sociales y los canales online exige generar material de forma constante, por lo que comprar contenido para blog puede resultar una opción muy ventajosa. Una vez que todas estas buenas prácticas están en marcha, además de potenciar indirectamente la herramienta SEO, la generación de demanda seguirá creciendo. Lo esencial es pensar en el cliente.