El marketing digital suma adeptos cada día, ya que estos descubren los beneficios de esta herramienta para rentabilizar un producto o servicio. El problema es que muchas empresas se esmeran en tener una página web o crear post para blog con una finalidad únicamente publicitaria y estratégica. La mera presencia no supone un incremento del beneficio. Para ello, se requiere crear contenido de calidad para blog, redes sociales y páginas web contando con redactores freelance cuyos post sean interesantes y atractivos al lector y no una lista de palabras para aumentar el posicionamiento.

Un blog no es publicidad, no consiste en vender sino en atraer

El llamado inbound marketing busca precisamente eso, cambiar la forma en que las empresas se relacionan con los consumidores, donde el feedback y la cercanía son aspectos fundamentales. Una campaña será mucho más efectiva si no es invasiva con el cliente, sino que lo seduce y premia. Para ello, la empresa debe ofrecer artículos interesantes, con títulos atractivos y entrevistas, concursos, promociones, newsletter, microblogging, ferias virtuales o aplicaciones útiles para dispositivos móviles. La empresa debe establecer relaciones y enlazar con publicaciones y sitios relevantes de Internet, pagar por la distribución de titulares, vídeos o hipervínculos en grandes plataformas, utilizar marcadores sociales y contactar con influencers que compartan e interactúen sobre estos contenidos en sus canales.

Se puede también premiar con bonus track para suscriptores, crear videoblog, juegos en línea, revistas personalizadas… Un blog no supone un aumento inmediato de las ventas y las empresas no deben desesperarse por esto. El blog no es publicidad, no hay que vender el producto, sino atraer y seducir a los consumidores para que conozcan la marca. Los artículos interesantes aportan tráfico a la web, sus historias atraen a consumidores potenciales, que se convertirán en leads de valor para la marca. Así, un blog habrá cumplido su objetivo si consigue atraer e interesar a los usuarios. Los pondrá a las puertas de la venta.

Imagen