Cada vez, es más habitual delegar en redactores especializados la creación y gestión de contenido para blog, enfocado tanto a mejorar el posicionamiento SEO como a alimentar el branding de una empresa, pero también es aconsejable comprar contenido para compartir en redes sociales.

Consejos para que tus tuits triunfen

Dentro de una estrategia de marketing de contenidos, las redes sociales tienen una importante relevancia. Esta estrategia estará marcada, de forma diferente, según la red social en que se trate, ya que tanto las características de cada una como los usuarios que interaccionan en ellas son diferentes. Twitter por ejemplo, debido a su especial configuración en número de caracteres, según qué y cómo se comparta, logrará que el contenido obtenga una mayor visibilidad o no.

Lowpost, posts de calidad

– Ante todo, es necesario cuidar la presencia en esta red social, en la que se dispone de poco espacio. La biografía y el perfil deben incluir el mayor número de datos, de forma llamativa pero útil, e incluir las demás redes sociales y la página web también es una buena opción.

– Recientes estudios siguen dando la prevalencia a las imágenes con contenido que más RT consigue, seguidas por los vídeos, gráficos e infografías. Cuidar las imágenes que se compartan es necesario, así como compartirlas de forma variada. Si bien en Twitter el mismo contenido se puede compartir en más de una ocasión, hay que intentar aportar contenido novedoso, en la medida que sea posible.

– Una premisa que es válida para Twitter y las demás redes sociales: compartir contenido relevante y útil y titularlo de forma adecuada e incluir llamadas a la acción, como puede ser la propia petición de un RT, dentro de un tuit. Hay que procurar incluir la expresión RT al inicio del mensaje, no abusar de ello y agradecer a quien realice la acción.

[Tweet “Conseguir tuits “triunfadores” implica esfuerzo, pero también resultados muy positivos.”]

Animar a los seguidores a interactuar, a través de preguntas, encuestas, etc.

– Usar hashtag y menciones (@): no hay que caer en el abuso (uno o dos hashtags por tuit son suficientes) y sí mencionar (a quien haya realizado un RT o un FV), pero mejor por separado, es decir, sin llenar el tuit de menciones que no dejen espacio para un mensaje, más o menos, legible.

– Un tuit debe ser claro, conciso pero llamativo: hay que atraer la atención de los seguidores, de forma que se vean interesados en retuitear o iniciar una conversación que, además, potencie la intervención de nuevos seguidores.

– Además de las imágenes, compartir links de descarga de material obtiene también un alto índice de RTs y menciones. Siempre que sea posible, es útil ofrecer un regalo, una suscripción o un contenido exclusivo. Fidelizará los seguidores y proporcionará nuevos.

Imagen