Hay quien piensa que la mejor forma para escribir rápido es sentarse en la silla de madera más incómoda. Pero a la hora de elaborar contenido para un blog hay que alcanzar el equilibrio entre rapidez y calidad. Para ello es necesario trazar un plan previo, siguiendo los consejos de los redactores freelance.

Es aconsejable revisar antes de publicar para no confundir al lector

Estos profesionales del marketing de contenidos son una tendencia al alza, ya que el 81% de las personas lee blogs antes de realizar una compra. Por eso es tan relevante su labor y las compañías invierten cada vez más en comprar contenido.

Sea como fuere, a la hora de escribir hay que tener en cuenta una serie de pasos básicos:

– Emplear un titular atractivo tipo “5 pasos para…”, que plantee un problema y una solución que atraiga al lector.
– Partir de una lluvia de ideas para esbozar los mensajes antes de redactarlos.
Estructurar el post de forma sencilla. No repetir ni brindar más de una idea por párrafo.
– Recopilar un listado de consejos, explicándolos de forma breve. Sorprender al lector con algo nuevo le ayudará a reflexionar.
– No deben faltar una introducción y una conclusión. Si se redactan las dos, al final el texto ganará en sentido y unidad.
– A mitad del proceso es bueno parar y reorganizar los párrafos.
– Encontrar la inspiración no es fácil, por lo que dedicar tiempo a explorar aumenta el conocimiento sobre el tema a escribir y la creatividad.

Siguiendo esta hoja de ruta se puede redactar de forma más rauda. A ella se puede incorporar alguna herramienta SEO como introducir palabras clave. Pero, sobre todo, es aconsejable revisar antes de publicar para no confundir al lector. ¿A alguien le gusta que le pregunten 3 o 4 cosas a la vez? Lo mismo ocurre cuando se procesa un texto.

Imagen.