Poner en marcha una estrategia de marketing de contenidos es mucho más que crear contenido para blog o comprar contenido a redactores especializados que se ocupen de nutrirlo con posts interesantes.

Recomendaciones a seguir para que tu estrategia evolucione

Para que el marketing de contenidos cumpla con su objetivo, deben realizarse una serie de tareas de forma organizada y en perfecta sincronización, siempre teniendo en cuenta a las buyer persona, la fase del ciclo de compra en la que se encuentren y los objetivos de la empresa.

1. Definir los objetivos

Parece obvio, pero es una cuestión a tener muy en cuenta. ¿Qué hace una empresa marketing de contenidos?, ¿qué espera conseguir?, ¿posicionarse, conseguir más ventas, atraer tráfico hacia la web, conseguir más leads? Antes de empezar a crear o comprar contenido, es necesario saber para qué se hace.

2. Elegir el contenido adecuado

El contenido publicado debe resultar interesante para las diferentes buyer persona de una empresa. Tanto si se opta por comprar contenido o si se crea contenido para blog desde la empresa, este debe atender a las necesidades de los potenciales clientes teniendo en cuenta la fase en la que se encuentran en el ciclo de compra: descubrimiento, consideración o decisión. Los contenidos deben estar bien redactados, ser interesantes y sencillos de leer.

contenido de calidad -lowpost

3. Amplificar el contenido

Cuanta más gente lea un contenido, más oportunidades de negocio se generan. Es importante incluir en la estrategia de marketing de contenidos a las redes sociales y el e-mail marketing. Compartir en los perfiles sociales de la empresa un contenido atraerá a nuevo tráfico hacia la web. Los envíos por correo electrónico, más personalizados, atraerán y fidelizarán a los leads ya cualificados.

4. Crear una red de relaciones en el sector

Requiere de tiempo y constancia para que resulte natural, pero contar con una red de influencers alrededor de la empresa abre muchas oportunidades de negocio. Estar en contacto con ellos, ver lo que hacen e interesarse por su trabajo es una buena forma de empezar a construir una relación con ellos.

5. Análisis de resultados

De nada sirve crear o comprar contenido si no se analizan los resultados que ofrece. Deben hacerse análisis periódicos para ver qué contenidos funcionan mejor, cuáles deberían potenciarse o, por el contrario, eliminarse o cambiar de enfoque. 

[Tweet “Hay que tener en cuenta lo que busca el cliente, no lo que quiere contar la empresa.”]

6. Aprendizaje continuo

El marketing de contenidos evoluciona constantemente y las empresas que apuesten por una estrategia así deben estar siempre al día y dispuestos a seguir aprendiendo. Solo así se conseguirá ser competitivo en un mercado tan saturado como el actual.

Imagen