Ahora que los redactores freelance están viviendo una época de bonanza, la calidad del contenido para un blog se cuida más que nunca. La experiencia y las buenas praxis consiguen un estilo depurado, pero, ¿cuáles son los elementos básicos para conseguir un buen post para un blog?

La ortografía es de lo más elemental, la correcta puntuación de las palabras y signos da la fluidez necesaria para facilitar el tono adecuado al texto. Para que sea fácil de leer y comprender, debe tener las acentuaciones perfectas y así no dar lugar al error. Tener cuidado con las comas también es vital, ya que el significado puede variar, según la estructura gramatical.

Analizar el contenido que quiere expresarse otorgará flexibilidad al texto. Organizar y esquematizar las ideas es fundamental para una buena coherencia y cohesión en el post. Aunque no se cuente una historia meramente narrativa, el artículo ha de tener una información ordenada para que el lector la siga y asimile sin problemas.

Las expresiones son otro elemento de la escritura que dará un nivel extra a la escritura del artículo. Ya sean lo que se denominan expresiones hechas, anglicismos o cultismos, han de colocarse en el lugar exacto y, además, no debe abusarse de ellos. Usar palabras de nivel elevado en exceso recargará el post y lo hará ilegible.

Por último, cabe comentar la presentación visual. Aunque un artículo esté perfecto, tiene que ser visualmente atractivo. Una estructura con párrafos cortos, un margen adecuado y una tipografía agradable ayudarán a que el lector piense que el contenido es mejor aún.

Además de todos estos puntos, también son útiles los sinónimos para aligerar la lectura. Si se cumplen todos estos componentes, se podrá decir que el texto es bueno. Que este sea sobresaliente, solo la experiencia y el talento pueden permitirlo.

Imagen