Comprar contenido de calidad generado por un redactor freelance y que este se adecúe a la estrategia de marketing de contenidos de la empresa es factible y, además, útil como herramienta SEO. Hoy en día, no solo se puede comprar contenido para blog, sino que también se hace necesario generar contenido para el emergente mercado de apps para smartphones, ya que, solo en España, se desargan diariamente unos cuatro millones de aplicaciones. 

Entre ellas, hoy destacamos algunas que cada vez suman más usuarios: las llamadas apps para foodies, es decir, aplicaciones creadas especialmente para todos aquellos que aman la cocina y el buen comer. Entre ellas, encontramos algunas que facilitan el contacto entre usuarios para intercambiar recetas; otras, para que chefs compartan sus creaciones; la mayoría permiten que los restaurantes informen de las novedades de su carta y hasta encontramos aplicaciones que incluso pueden adivinar los gustos culinarios de los usuarios.

Las apps para foodies más famosas del momento son BigOven, que además de tener acceso a más de 250.000 recetas, ayuda a planificar la compra; Foodinterest, que además de localizar el restaurante que más se adecúa a los gustos del consumidor, etiqueta los platos con precios y, si el usuario ha indicado alergia a algún alimento, le avisa de los platos que no debe comer.

También destacan Recetasgratis, con técnicas de cocina para Thermomix; Onfan y su afán por descrifrar el ADN gastronómico de los usuarios, para después recomendarle y geocalizarle el establecimiento de restauración más acorde a sus gustos

El potencial claramente radica en que estas apps son sociales, favorecen que los usuarios compartan su experiencia en un determinado establecimiento, expliquen qué les ha parecido la receta de tal chef o si le ha gustado un producto en concreto. Dotar de esta facilidad al usuario revertirá en una mayor viralización de la empresa, en un aumento de su reputación online y en una mayor visibilidad.

Imagen