La rutina de la gente va cambiando a medida que las tecnologías invaden nuestra vida. Y así ocurre con las redes sociales. No hay persona que lo primero que haga según se despierta sea mirar el móvil y conectarse a ellas.