El gran reto del marketing de contenidos es generar una comunicación que acabe transformando a un lector en comprador, apoyándose en el brand content. Esa tarea conlleva la combinación de varias acciones: un excelente plan de posicionamiento SEO, conocer los intereses del público para plasmarlos en contenidos de calidad y optimizar la navegación del sitio para poder llevarlos al espacio de venta. Esta es la clave de un buen marketing de contenidos o content marketing.

La experiencia como objetivo

Una estrategia de marketing no puede limitarse a escribir textos de calidad, tiene que hablar de experiencias completas. En la segunda edición del seminario SEOplus, la cuestión central ha sido cómo combinar el SEO con el marketing de contenidos. Se han dado valiosos ejemplos de brand content en combinación con ambas y se emitió un potente mensaje: no trates de vender tus productos mediante tu marketing de contenidos, intenta comunicar, yendo a dónde están tus clientes y guiándolos a dónde quieres que vayan.

El content marketing no solo se refiere a la estrategia de marketing de contenidos que se realiza a través de las páginas web, también se comunica a través de las redes sociales, la app de la empresa y las menciones sociales que la marca haga, tanto a otras marcas como a perfiles personales. Todo forma parte de la brand content, y hay que aprender a controlarlo, dirigirlo y enseñarlo.

Branded Content y ejemplos como el de Fanta

Fanta lleva ya un par de años intentando posicionarse como un refresco que conecte con los jóvenes, quiere generar una imagen asociada a sus intereses. Para ello intenta generar todo un camino desde los anuncios de televisión hasta su página web, su brand content, y todo su marketing de contenidos, hace referencia a la ruptura de dos estratos de la sociedad: los ancianos y los jóvenes.

Si nos fijamos en los spots que emiten en la televisión, una pareja de avanzada edad intenta dispersar a los jóvenes, pero el impulso de estos es imparable. Todas las acciones quedan al amparo de lo que se expone como su máximo deseo: conseguir una Fanta.

Su última campaña de brand content trata de asentar la imagen de marca del refresco con contenidos que sugieran estos enlaces con la juventud y el desea de consumir el refresco. Este año se apoya en una figura icónica para miles de jóvenes: el Rubius. Representa a los millennials a través de Youtube (plataforma de comunicación del protagonista), continuando con imagen de ese impulso frente a la tercera edad.

En esta campaña, la estrategia de brand content sugiere e invita a visitar el espacio online de Fanta para que el content marketing haga el resto. Es así, poco a poco, cómo de comunicar pasamos a vender, y de tener visitantes a compradores fieles. Por ello estos recursos deben ir siempre ligados.