En un ecommerce el posicionamiento y la usabilidad de la web son dos aspectos fundamentales a tener en cuenta, pero no los únicos.

Con esta guía sobre el ecommerce se pretende dar unos consejos para saber identificar en qué falla una web o en qué puede mejorar, con el objetivo de vender más y competir mejor en Internet.

1. Pedir opiniones o consejo a clientes y usuarios

En primer lugar, una de las mejores maneras para saber en qué está fallando un ecommerce es preguntar a los propios clientesSe puede encargar un estudio de marketing completo a una empresa especializada que sabrá interpretar a la perfección los resultados de las encuestas y los estudios, y podrá proponer mejoras para el e commerce.

O bien,  el mismo gestor de la tienda online, o el encargado de marketing puede organizar una campaña de email marketing y redes sociales para pedir la opinión de clientes y usuarios. Las fórmulas son variadas, se puede pedir que contesten en el mismo correo, se puede redirigir a un enlace en una landing page con una encuesta, o bien se puede acudir a un post en redes sociales. Opción muy extendida, especialmente en Linkedin.

Lo positivo de pedir opiniones en redes sociales es que se genera engagement e imagen de marca.

Ejemplo de post en Linkedin

En cuanto a la opción de la encuesta es también una opción muy recomendable ya que habrá clientes que preferirán hacer una encuesta anónima y otros responder por redes sociales. Como se puede ver en esta web de impresiones Garment Printing, se invita a los clientes a dar una opinión a cambio de un descuento de 10 €, el resultado en Facebook es de 38 opiniones y una puntuación de 5 estrellas, lo máximo.

2. Un CTA (‘call to action’) llamativo y directo

El CTA es una de las partes más importantes de un texto promocional o una reseña de producto. Aunque parezca redundante pedir la compra de productos en una tienda online, es importante hacerle recordar al cliente por qué debe comprar en esa web y no en otra. De nada sirve una buena reseña o texto, sin un buen CTA llamativo y claro que invite al cliente a comprar un producto o servicio.

Las formas de implementar un CTA son variadas, y todas pueden ser igual de efectivas. Por ejemplo, si se ha creado una reseña descriptiva, llamativa, que hace que el cliente se interese por el producto, lo mejor es no quitarle protagonismo al texto y añadir la llamada a la acción al final en forma de texto también, y con un enlace a la venta.

También será primordial, como en este caso, utilizar el CTA para animar a la participación y de paso aumentar el tráfico y los clientes potenciales.

Ver más ejemplos

3. Usar herramientas de analítica web y de redes sociales

Uno de los aspectos positivos que tiene Google es que posee muchas herramientas gratuitas para los usuarios. Una de ellas es Google Analytics, y aunque al principio puede ser complicado de comprender, con la práctica y los cursos que ofrece el buscador, cualquiera se puede convertir en un especialista.

Esta herramienta de análisis ayudará a los propietarios del ecommerce a saber qué páginas de su web reciben más visitas, cuáles son en las que más abandonan la web los usuarios, de qué fuente de tráfico vienen, etc. De esta forma, se puede saber lo que funciona y seguir haciéndolo, o cambiar lo que no lo hace para mejorar los resultados.

En redes sociales también se puede medir estadísticas con herramientas como Hootsuite, de esta manera, se puede conocer qué tipo de publicaciones son las que tienen más éxito para repetir esa estrategia y, en cambio, no utilizar las que menos funcionan.

4. Hacer ensayos prueba error y estudios antes de lanzar la web

En Internet, las primeras impresiones son muy importantes. Por eso, antes de lanzar una web sin probar, lo mejor es realizar un periodo beta para probar la tienda e intentar subsanar todos los fallos. Un cliente que tiene una mala experiencia en una página no volverá a ella, por eso es importante que cuando salga tenga un diseño atractivo, responsive, que no tenga fallos informáticos y sea intuitiva. Un comercio electrónico que ha conseguido premios por su diseño y usabilidad es el Tenedor, de aquí se pueden sacar muy buenas ideas.

5. Tener una imagen de marca

En Internet se pueden encontrar infinidad de comercios electrónicos, incluso para un mismo producto, por eso, diferenciarse es la clave. Además, páginas webs como Amazon o Aliexpress, que han acaparado gran parte del mercado, tienen un punto débil en su falta de especialización en determinados productos y una imagen de marca más generalista. Por lo tanto, si una empresa consigue posicionarse como especialista en un sector o producto, ya tiene medio camino recorrido. Por otro lado, será muy efectivo crear una marca que despierte sensaciones, que conecte con el público objetivo y que trascienda lo material.

6. Descripciones de producto

Hay una infinidad de textos y descripciones de productos que no posicionan tu ecommerce. Es importante que estas sean únicas y originales, con unos textos bien redactados y aportando valor al usuario para que compre tu producto y no el de la competencia.

Ejemplo de una buena descripción de producto

 

Si quieres saber más acerca de las descripciones de producto, en este post te contamos como hacer buenos textos descriptivos para los productos de tu ecommerce y como posicionarlas en Amazon.

Aplicando estos (entre otros) sencillos consejos lograremos ponérselo más fácil al usuario y conseguir aumentar las ventas de nuestra tienda online.  No dudes en comentarnos otras estrategias que conozcas para mejorar un ecommerce.