Existen diferentes tácticas SEO que pueden resultar muy beneficiosas para nuestro posicionamiento en buscadores y, de hecho, se actualizan constantemente gracias al trabajo de los profesionales. Sin embargo, existe un tipo de SEO que no se orienta a mejorar nuestro ranking, sino a todo lo contrario. Se trata del SEO negativo, una estrategia SEO encaminada a perjudicar a páginas web de terceros (ya sean para perjudicar a la competencia o por simple diversión).

Podríamos definir el SEO negativo como una serie de tácticas encaminadas a empeorar el posicionamiento en buscadores de páginas web y a hacer inservibles las estrategias de marketing de contenidos. Esta táctica se compone de diferentes acciones, entre las que podemos citar:

  • Crear enlaces hacia contenido de baja calidad o penalizado.
  • Crear perfiles falsos en redes sociales para perjudicar nuestra página web.
  • Duplicar contenido de nuestra web y distribuirlo por toda la red.
  • Realizar hackeos en nuestra web.
  • Borrar los mejores backlinks.

Todas estas prácticas pueden suponer un importante perjuicio contra nuestra página web y, a pesar de que Google pone a disposición de redactores freelance o profesionales SEO diferentes herramientas para erradicar sus efectos, lo mejor es prevenir nuestra web contra este tipo de ataques que, por cierto, son más comunes de lo que parece.

¿Qué podemos hacer para prevenir nuestra web del SEO negativo?

  • La creación de contenidos es clave para nuestra página web, así que debemos tener herramientas con las que podamos detectar contenido duplicado que nos perjudique, como ‘Copyscape’.
  • También debemos tener herramientas que nos ayuden a comprobar el correcto funcionamiento de nuestros links.
  • Usar DRM con los que podamos monitorizar nuestras acciones en redes sociales y detectar perfiles que actúan en nuestra contra.
  • Con Google Webmaster Tools podemos saber cuándo nuestro sitio no está funcionando correctamente.
  • Comprueba que tus backlinks funcionan correctamente con herramientas como ‘Ahrefs’.
  • Toma medidas ante spammers y hackers.

Como vemos, el SEO negativo puede actuar desde diferentes ámbitos, desde el hackeo de nuestra propia página web, hasta en las redes sociales pasando por la destrucción de granjas de enlaces. Eliminar los efectos de un ataque de SEO negativo bien estructurado puede ser una tarea ardua, pero no desesperes. Y, sobre todo, intenta estar prevenido para la próxima vez.