A pesar del crecimiento de nuevos modelos de posicionamiento SEO y herramientas de marketing online, el envío personalizado de correos electrónicos, el email marketing,  continúa siendo una de las técnicas más poderosas utilizadas por las empresas para entablar relación entre producto y cliente a través del marketing de contenidos. A continuación, os proponemos unas estrategias muy sencillas para evitar que tu email acabe en la papelera de reciclaje.

Cuando los comunicadores corporativos, o redactores freelance, realizan los rutinarios envíos masivos de correos electrónicos a clientes potenciales, el objetivo principal es que esa información no se dirija automáticamente a la indeseable carpeta SPAM de los destinatarios. Para que esto  no se produzca es conveniente informarse sobre las plataformas de calidad disponibles en la red.

La cantidad y el horario de envío son también de crucial importancia. La mayoría de empresas realizan sus envíos los lunes entre las 8 y las 9 a.m., pero lo ideal es realizar el envío en un plazo distinto para diferenciar tu producto del resto, para que tu correo sea único y fácilmente visible. Enviar uno o dos correos semanales los martes, jueves o viernes de 12 p.m a 5 p.m. es muy aconsejable.

El contenido de tu correo ha de estar cuidado. Redactar un asunto atractivo es determinante para que el lector quiera hacer clic y leer el resto del email. Por eso, muchos expertos en marketing online y SEO recomiendan para los asuntos redactar listas, formular preguntas y, sobre todo, hacer llamadas a la acción donde el lector se sienta partícipe.

Por último, la incorporación de imágenes o infografía siempre aportará a tu correo una estética atrayente. Eso sí, las ilustraciones deben ser adecuadas, compradas o libres de derechos y, por supuesto, de calidad.

Todos estos trucos dinamizarán tus e-mails corporativos, lo que te permitirá recibir una mayor respuesta por parte del cliente. Además, ya hay programas de optimización de correo electrónico para móviles y tabletas. Las opciones se multiplican, pero las tácticas son adaptables a cualquier necesidad, soporte y tipo de empresa. ¿Preparado para reorientar tu estrategia de email marketing?