Innovar en marketing de contenidos es necesario para que nuestro blog no pierda fuelle como herramienta SEO. Esto exige buscar temáticas novedosas que sirvan de imán para los lectores, así como encontrar nuevos formatos para comunicarlas. Variar nuestra forma de narrar conseguirá que nuestros contenidos se mantengan frescos, ganen impacto y clics.

Estas son algunas de las técnicas más efectivas para conseguirlo:

-Tutoriales: los célebres Do It Yourself copan las primeras páginas de resultados de Google. Desde recetas de cocina hasta manuales para ensamblar un coche eléctrico, estas piezas son muy populares entre los usuarios de Internet, al ofrecer trucos útiles tanto para la vida cuotidiana como para proyectos especiales. Presentar soluciones prácticas y entretenidas será un gran reclamo para nuestros lectores potenciales.

-Elementos visuales: la fotografía es el complemento ideal del contenido para blog. De la misma manera, la infografía, la plasmación visual que desgrana de manera sintética el contenido de un texto, ayudará al lector a absorber mejor la información. El elemento visual, además, no solo sirve de apoyo, sino también de gancho. La creatividad siempre llama la atención.

-El vídeo. Se ha convertido en elemento clave de la comunicación en internet y muchas plataformas de contenido ya incorporan las herramientas necesarias para subir vídeos de producción propia. Los vídeos aportan dinamismo al blog e impactan más en el usuario, ya que incitan a la participación con más eficacia que otros formatos.

-Utilizar distintas voces: un blog construido a base de diferentes puntos de vista y experiencias atraerá a un rango mayor de usuarios con necesidades e intereses varios. Comprar contenido a distintos redactores freelance puede ayudarnos a construir un espacio diverso que apele a la curiosidad de lector.

Así pues, contenidos relevantes y formatos atrevidos son la receta ideal para conseguir que nuestros lectores y potenciales clientes visiten nuestro blog de manera asidua y compartan nuestros contenidos en la red.

Imagen