“Content is king”. Quién no ha oído esta frase alguna vez,  lo cierto es que a pesar de que parezca un tópico, es ahora cuando esta máxima adquiere su punto álgido. La creación de contenido es primordial para lograr el objetivo de optimizar el posicionamiento SEO de una marca.

Los clientes, fans, seguidores, nos encontrarán por la calidad de nuestras publicaciones y si dicha calidad es lo suficientemente buena, conseguiremos que sean fieles a nuestro producto. Ahora bien, en nuestra estrategia de marketing de contenidos tenemos que tener muy en cuenta nuestro público objetivo. “Si el contenido es el rey, el contexto es la reina”, pero no menos importante es el soporte. En los últimos cinco años el contenido que se publica en Internet se ha multiplicado por nueve, pero la cosa no se detiene ahí ya que, según varios estudios, se espera que en 2015 se haya cuadruplicado. Sin duda la red de redes es el mejor escaparate comercial.

Pero para que nuestro mensaje cale hondo, debemos definir muy bien dónde publicamos ese contenido, por ejemplo definiendo qué red social es más sensible a nuestra marca. También es recomendable adecuarnos al momento en el que nos encontramos, vacaciones, rebajas, inestabilidad económica de la sociedad a nivel global, local… En cualquier caso nuestro contenido tiene que ser fresco y actual. Y por último está el público, ¿sabemos a qué tipo de público nos dirigimos, edad, sexo, poder adquisitivo?,  ¿qué queremos publicar?, ¿qué tenemos de comunicar a nuestros clientes?.

Un buen equipo de redactores freelance, una vez marcada esa estrategia de marketing de contenidos, será el indicado para adecuar el tipo de publicaciones para lograr nuestro objetivo. Tenemos que lograr que el público esté pendiente de nuestras publicaciones y que no se conviertan en seguidores que no interactúan y que pasan de soslayo ante lo que queremos promocionar.