El marketing de contenidos se ha convertido en una de las piedras angulares del marketing de atracción, consistente en establecer vínculos con el consumidor más allá de la mera divulgación comercial de una marca. Para ello, la creación de contenidos relevantes para un determinado nicho de mercado es una excelente forma de generar suficiente credibilidad para posicionar esa marca y atraer nuevos compradores.

Es crucial llevar a cabo un profundo seguimiento del interés de los motores de búsqueda por nuestro preciado tesoro, para lo cual deben cuidarse los conceptos relacionados con el posicionamiento SEO de cara a lograr el volumen de visitas que garantice el destino de los mensajes al segmento de mercado más apropiado.

En tal contexto, los redactores freelance se topan con dificultades en su dedicación a la redacción de contenidos para campañas de content marketing, lo que hace recomendable establecer alianzas con otros profesionales cuya labor resulte complementaria.

El coworking es precisamente la práctica que hace posible dicho principio, mediante la cual profesionales de variados sectores de actividad convergen en un mismo espacio físico para desempeñar su trabajo, fomentándose el entendimiento y la sinergia entre ellos. Este modelo está provocando un sensible giro en el modus operandi de los redactores freelance, ya que los centros de coworking representan una plataforma donde desarrollar proyectos inabarcables individualmente por falta de recursos o de conocimientos.