A la hora de posicionar nuestra empresa en los motores de búsqueda, así como para captar la atención de nuestros potenciales clientes, es imprescindible elaborar una buena estrategia que incluya alguna herramienta SEO y, sobre todo, un buen marketing de contenidos.

El marketing de contenidos tiene como objetivo llegar a los lectores mediante información útil y elaborada, que suponga algún beneficio real para el usuario. Esta información puede ofrecerse de muy diversas formas, aunque una de las más habituales es crear contenido afín con el sector de la empresa para publicarlo en el blog corporativo.

El primer paso para elaborar un buen plan de marketing basado en los contenidos será definir los objetivos de la acción, ya que las estrategias a seguir son diferentes según los logros que se quieran alcanzar. Interacciones y menciones en perfiles sociales, reconocimientos en otros sitios web o incluso ventas directas son algunos ejemplos de los objetivos más comunes entre las empresas.

Además, también será importante analizar lo que hace nuestra competencia en este sentido, ya que podría darnos ideas útiles que nos sirvan para elaborar nuestro propio plan y, así, poder diferenciarnos de ellos, aumentando nuestra visibilidad en Internet. Otro aspecto a tener en cuenta es si los logros han de ser obtenidos a corto, medio o largo plazo, ya que de esto dependerá también la manera en la que se creen y se difundan esos contenidos útiles para el usuario.

Algo que ineludiblemente tendremos que saber es qué quieren o qué les gustaría encontrar a nuestros potenciales clientes en las informaciones difundidas por nuestra empresa. Por lo general, la información plenamente corporativa y comercial suele ser “molesta” para el lector ya que no aporta un valor inmediato. Si no tienes en plantilla un redactor o persona especializada en elaborar información y contenidos de utilidad, siempre puedes considerar comprar contenido a redactores freelance.

Imagen