Con la aparición de las nuevas tecnologías y la fuerza omnipresente de Internet, vemos cómo el modelo de cliente ha cambiado en los últimos años, y es nuestro deber adaptarnos a él. Nuestra estrategia de branding como empresa debe ir dirigido a un cliente presente en las redes sociales y que busca contenidos atractivos e interesantes, sobre todo en forma de contenido para blogs.

Para ello, en ocasiones nos vemos abocados a comprar contenido o a contratar redactores freelance que redacten los posts que nos ayuden a posicionar nuestro blog y, consecuentemente, nuestra propia marca. Por esta razón, el marketing de contenidos se convierte en un elemento primordial siendo así una herramienta SEO ideal para vender nuestra marca personal.

Si para hacer branding nos decantamos por establecer una estrategia de marketing que se centre en ofrecer contenidos web, esto significará que ofreceremos a nuestros clientes potenciales un contenido para blog interesante, actualizado y que refleje a la perfección nuestra imagen.  En ocasiones sucede que, si nos olvidamos de qué estamos vendiendo y nos centramos sólo en ofrecer una imagen sugerente, con informaciones atractivas, el público quiere seguir indagando más y, sin haberlo premeditado, se despierta el interés por nuestro producto o servicio. Por otro lado, un blog actualizado constantemente, con contenido útil y detallado hace que éste se difunda más, que el enlace se comparta y así, de esta manera, ayude a posicionarte entre las primeras páginas de los motores de búsqueda.

Un blog bien posicionado da lugar a un aumento en el público al que llegamos y, en consecuencia, nuestra marca llega a más clientes potenciales. Por lo tanto, la mejor opción para posicionarnos y que nuestra marca llegue a todo el público posible es tener una buena estrategia de marketing de contenidos, en la cual quede bien reflejado que somos lo que el cliente necesita y que nuestra marca es su solución.

Imagen