El auge del marketing de contenidos y del branded content en la actualidad, ha hecho que comprar contenido para un site a redactores freelance sea cada vez más habitual.

Ha hecho que comprar contenido para un site a redactores freelance sea cada vez más habitual. Además, hay que tener en cuenta que el contenido para blog redactado por profesionales ofrece las características requeridas por Google para conseguir un buen posicionamiento en el buscador.

La evolución del trabajo de un redactor freelance

Cada vez menos redactores trabajan para medios de comunicación. La producción de contenidos que las empresas pueden publicar directamente en Internet a través de sus sites está generando cada vez más trabajo para aquellos profesionales de la redacción que, hasta hace solamente unos años, encontraban empleo en los medios de comunicación tradicionales.

La consolidación de Internet ha hecho que las empresas ya no necesiten anunciarse en los medios de comunicación tradicionales, sino que puedan atraer clientes desde sus propios blogs o páginas web, ofreciéndoles contenidos que resulten interesantes. Pero este contenido no puede estar redactado por cualquier profesional, si se quiere que sea realmente efectivo. Es necesario que intervenga la figura de un redactor profesional especializado en contenido web.

Esto implica una perspectiva positiva para los redactores que quieran ejercer su profesión de modo freelance, ya que a las empresas les sale más a cuenta invertir en su sueldo que en anuncios en los medios tradicionales, en los que la posibilidad de impacto es mucho menor.

Las perspectivas de futuro

Las perspectivas de trabajo para los redactores freelance en los próximos 10 años no dejan de ser optimistas, sobre todo, gracias al importante papel que juega el marketing de contenidos en las estrategias de promoción online de las empresas actuales. Para empezar, se espera que el perfil de los autores sea reconocido por Google, por lo que muchos clientes acabarán exigiendo a los redactores que puedan acreditar su reputación online.

Además, la exigencia de un trabajo de calidad será cada vez mayor. Los contenidos que se publiquen tendrán que ser originales y ofrecer un valor añadido para seducir al lector si quieren conseguir un buen posicionamiento. Igualmente, cada vez habrá más diversidad de formatos y los artículos de 300 palabras pasarán a ser historia. Esto sólo podrá conseguirlo un redactor profesional, que cuente con herramientas adecuadas para su trabajo. De hecho, en la Red se pueden conseguir ya numerosos recursos para mejorar la redacción, edición, producción y gestión del trabajo de un redactor freelance, y estas herramientas están en constante evolución.

Por supuesto, la necesidad de contratar redactores con un importante nivel de profesionalización tendrá una consecuencia final importante para estos profesionales: el aumento de sus tarifas. Únicamente los textos de calidad serán los válidos para conseguir un buen posicionamiento, por lo que deberán estar bien pagados si se quiere que los escriba un profesional.