En un mundo en el que Internet se ha convertido en la principal fuente de información de todo tipo de personas, conseguir un buen posicionamiento en buscadores y, por tanto, una mayor visibilidad en la Red, es fundamental si una empresa quiere aumentar sus ventas. Gracias a  las últimas actualizaciones que Google ha realizado en sus algoritmos de búsqueda, el marketing de contenidos se ha consolidado como una herramienta SEO de gran efectividad. Por eso, comprar contenido a redactores freelance, a agencias de comunicación o a empresas especializadas, es una práctica cada vez más habitual y más recomendada por expertos en SEO.

Estos profesionales conocen en profundidad cómo funcionan los motores de búsqueda, pero también cuáles son las necesidades de información, de productos y servicios que tienen los usuarios de Internet.  Por eso, consideran que determinar las palabras clave adecuadas para definir a la empresa, disponer diariamente de contenido para blog y  ser activo en las redes sociales son aspectos de máxima importancia cuando el objetivo es posicionar una empresa en la web.

Pero eso no es todo. Para conseguir un buen posicionamiento es necesario estar al día de las últimas novedades tecnológicas, tener una gran motivación por el aprendizaje continuo, dominar las herramientas de analítica web y reaccionar rápidamente ante los cambios. Además, se debe realizar un profundo análisis de la empresa antes de lanzarse a la creación de contenidos, pues no se trata, simplemente, de hacer publicidad hablando de uno mismo en blogs y redes sociales. Es fundamental descubrir qué ideas, emociones y valores hay detrás de una marca empresarial y saber cómo hacerlos llegar al público objetivo a través de contenidos de calidad, útiles, interesantes y gratuitos. Pues de esta manera podemos conectar con nuestros clientes y fidelizarlos, pero también mejorar nuestro posicionamiento web y aumentar la visibilidad de nuestra marca.

Imagen