Conseguir que el target que buscamos, esa audiencia que nos interesa como lectores y clientes, se fidelice con nuestra marca, ya es conocido que podemos lograrlo a través de una redacción de contenido  que impacte, que llame la atención, que diferencie la marca del resto de competidores.  Para ello, un equipo de redactores freelance se esmera en encontrar noticias relevantes, buscar frases ingeniosas y crear publicaciones imaginativas.

Todo ello necesario porque va a conseguir un posicionamiento SEO natural para la firma. Pero en la estrategia de marketing de contenidos podemos acudir también a lo visual, a las imágenes. Los “me gusta” y los +1 (algo menos en Twitter) se incrementan de forma espectacular cuando incluimos en Facebook y Google+ carteles e imágenes que llamen la atención del usuario de estas redes sociales. Conocido es el tremendo éxito de los felinos en la red, por ejemplo. ¿Qué ofrece la imagen de un gatito que consigue que se comparta tanto? Aquí entra el llamado marketing emocional: la fotografía de un tierno gatito que se despereza o que te saluda desde la taza de un café, gusta. Y lo que gusta, vende.

Por tanto no es descabellado intentar utilizar este tipo de imágenes para nuestra estrategia: por supuesto no sólo gatos, sino tendencias. Para ello, como siempre aconsejamos, lo que tenemos que hacer es observar continuamente, realizar la llamada escucha activa: descubrir qué se comparte más y subirnos en el momento justo y apropiado a ese carro.

¿Cualquier imagen vale? Mientras no resulte insultante o políticamente incorrecta, sí, ya que es estos casos podemos molestar a nuestra audiencia y conseguir el efecto contrario, a no ser que nuestro objetivo sea ése: molestar para conseguir visibilidad. Tal y como afirmó en su día la mediática y experta en resurgir de sus propias cenizas: “que hablen mal de mí, pero que hablen”.

No obstante, no debemos olvidar la importancia de la palabra para añadir un efecto sobre estas imágenes. Las frases de inspiración, de superación, también tienen gran éxito, sobre todo cuando van unidas a una imagen que se le corresponda en significado e intensidad (y, siempre que sea posible, de propia producción, original). Este tipo de estrategia visual nos ayudará mucho para triunfar en los espacios en la red donde las interacciones se basan en compartir imágenes, como es el caso de Instagram o Pinterest, redes sociales visuales que ayudan a nuestra marca se posicionarse en los buscadores debido a su éxito entre los usuarios.

Incluir de forma sutil nuestro logo o mensaje nos asegurará mayor visibilidad y proyección, sobre todo a medida que estos contenidos visuales se tornen virales y el usuario establezca una conexión entre estas imágenes que tanto le llaman la atención y nuestra marca.

Imagen