Desde que comenzó la crisis, el sector del periodismo ha experimentado numerosos cambios. Ya sea por los 73 medios de comunicación cerrados, que cuantifica Periodistadigital.com, o por los 284, que argumenta Vozpópuli.com, lo que está claro es que la era de internet está acabando con el periodista tradicional, antes acomodado en la redacción de un diario, radio o televisión.

Si hay una cifra oficial, esa es la de los 11.000 periodistas menos trabajando desde 2008. Ante la necesidad de encontrar nuevos ámbitos profesionales, los periodistas se han lanzado al mundo digital. Comprar contenido para blog de calidad a un redactor freelance, para ejecutar la estrategia de marketing de contenidos, responde a las demandas actuales y es hoy una nueva vocación para numerosos profesionales de los medios.

El Periodismo es una profesión versátil. Quienes se dedican a ello están entrenados para tener pensamiento comercial, generar contenidos muy diversos, conocer perfectamente a sus audiencias y entregar los trabajos bajo la presión del deadline (Fecha de entrega).

Todas estas características, adaptadas a la nueva realidad empresarial, hacen que el periodista reúna requisitos suficientes para transitar del off al online sin perder un ápice de la esencia de la profesión, que no es otra que comunicar y llegar a cuanta más audiencia, mejor. En este sentido, los blogs y las redes sociales se han convertido en los nuevos periódicos, televisiones y radios que antes hacían las veces de su canal de noticias en la rutina diaria.

Las modificaciones de algoritmo que comunican cada cierto tiempo los motores de búsqueda, se encaminan, siempre, hacia la detección primera de contenidos novedosos y de calidad. Por ello, el Periodismo es la profesión idónea para dar juego a la potente herramienta SEO que suponen los blogs y las redes sociales corporativas, convertidos en sus nuevos canales de noticias.

Imagen