Un artículo publicado recientemente apunta que en los primeros momentos del SEO, existía la tendencia de rellenar contenido con palabras clave para aparecer en los motores de búsqueda. Con ello se lograba mejorar el posicionamiento SEO, pero a no tardar mucho los motores de búsqueda aprendieron a diferenciar.

Ahora el marketing de contenidos es mucho más que llenar de palabras claves un contenido. Es necesaria una inteligente redacción de contenido, pues Google está mejorando su filtro para ser capaz de detectar la mala escritura de la buena.

Su intención es determinar la calidad de los contenidos, centrándose en áreas tales como la gramática, la ortografía, el formato de texto, imágenes, videos y enlaces. El content marketing, por tanto, precisa más que nunca de buenos redactores freelance. Se ha de redoblar los esfuerzos en la búsqueda de contenido relevante.

Y la escritura es un aspecto relevante. Si somos capaces de comunicar con claridad y eficacia al público objetivo, podremos ayudarle en sus decisiones de compra. Aunque no es sólo la escritura. El contenido significa también fotos, vídeos y mucho más. Variarlo de vez en cuando mantendrá el lector enganchado a la vez que ayuda al posicionamiento en los ránking de búsqueda de Google.