Conseguir una buena posición, es decir, figurar como mínimo en la primera página del buscador de Google cuando el usuario hace una búsqueda, se convierte cada vez en más imprescindible.

¿SEM o SEO? Es la pregunta que se hacen quienes se dedican al marketing digital. El objetivo que se persigue: lograr el mejor posicionamiento en buscadores.

Y si es posible, auparse hasta los primeros puestos. Lo que diferencia a ambas estrategias de marketing es el modo de operar y de obtener ese tan ansiado posicionamiento web. Aunque ambas técnicas pueden combinarse y, tradicionalmente, se ha optado combinarlas para tener mejores resultados, lo cierto es que en estos últimos tiempos, el SEM parece estar ganando terreno. ¿Por qué sucede esto? A continuación lo explicamos.

¿Por qué el SEM es favorito?

Hay una clara diferencia entre el SEO y el SEM. La agencia SEO hasta el momento venía dando prioridad al SEO por una sencilla razón, y es que el SEM cuesta dinero. El SEO sin embargo es gratuito. Pero tiene un importante inconveniente y es que trabajar estrategias de posicionamiento SEO es una labor pesada y, en muchas ocasiones, agotadora. Exige una operatividad y un control constante y la multipresencia en plataformas y redes sociales.Una labor que exige contar con el personal cualificado y, además, comprometido, que esté atento a las redes sociales y pendiente de optimizar cada texto o post, con su imagen correspondiente.

El SEM, por otro lado, consiste en comprar palabras (Adwords) en Google. Aquí también hay que tener una presencia efectiva en redes sociales. Pero Google trabaja mediante anuncios. El SEM, a diferencia del SEO, es un servicio que funciona mediante una compra. Pese a ser un servicio de pago, cuenta con más usuarios contentos que el SEO. La explicación es que el SEM es una estrategia más agresiva, directa y efectiva. Aunque haya que pagar por ella, el resultado lo compensa. Al final ahorras dinero y, lo más importante, ahorras tiempo y esfuerzo.

Por estas razones, no es de extrañar que el SEM se esté comiendo al SEO. La inversión inicial que exige ponerlo en marcha, enseguida es compensada por los resultados.

Esto explica por qué, hasta ahora, el SEO acaparaba todo el entusiasmo de los emprendedores. Era gratis. Pero a la larga, lo barato sale caro debido a la inversión de tiempo que se necesita. El SEM, si bien hay que hacer una actualización y difusión constantes, da resultados más rápidos y permite llegar a un mayor número de usuarios de manera más inmediata.

 

 

^34B2758BCDE9EF8FA565CD5EF148804B51DF9B211D794C67CF^pimgpsh_fullsize_distr

La experiencia en ambas estrategias, a lo largo del tiempo, ha llevado a los expertos a darse cuenta de que el posicionamiento web y el posicionamiento en buscadores se logra mediante el SEM con menor esfuerzo que con el SEO. Por eso, hoy es favorito.