Cuando lanzas una startup, o tu empresa está en fase inicial, se requiere un retorno casi inmediato para obtener, de forma express, resultados traducidos en ventas. Las opciones para ello son variadas: puedes hacer una gran campaña on line y off line, grabar un vídeo peculiar y colgarlo en youtube, o apostar por una forma distinta de hacer marketing de contenidos con tracción 4×4: el GROWTH HACKING.

El concepto no es nuevo. Ya se postuló hace unos años. Se trata de combinar conocimientos precisos de programación, para realizar un buen posicionamiento a través de palabras clave, con contenidos de calidad. Los contenidos (la redacción) deben estar ajustados al target y las herramientas que automatizan los recursos (la programación), dirigidas a que el cliente no solo te conozca, sino que también te siga, te comparta, se registre y, sobre todo, TE COMPRE.

Los growth hackers pueden ser redactores freelance con conocimientos de programación, a los que les puedes comprar contenido, o bien informáticos que aprenden a redactar para SEO. Sea cual sea su perfil, el GROWHT HACKER debe dominar la ANALÍTICA, la CREATIVIDAD y la CURIOSIDAD. Una combinación explosiva y resultona.

Si cuentas con un programador ágil en redacción, cuídalo y,  si tienes un redactor que sepa de usabilidad y programación, celébralo. Todo ello permitirá que tu StartUp o tu empresa joven sea rentable antes, incluso, de salir al mercado. De este modo, tendrás un plan estratégico que se traducirá en contenidos para blog y en mensajes coherentes con el branding, lo que permitirá, entre otras cosas, hacer SEO y SEM, construir links, ser viral en redes sociales, hacer rentable el e-mail marketing, gestionar tu reputación desde el principio y optimizar los recursos orientados a la conversión. Con lo que conseguirás que tu startup tenga clientes y no solo followers.

Recuerda: segmenta, prospecta, registra, fideliza. Convierte los contenidos en ventas y consigue resultados inmediatos gracias al Growth Hacking.

Imagen