En nuestros días, la información se ha vuelto muy abundante, pero el tiempo para consumirla escasea. Por este motivo, el público recurre cada vez más a formatos que le permitan consumir información de una manera sencilla y rápida. La infografía, como resumen visual y simplificado de un asunto complejo, es una de las formas preferidas por la audiencia para informarse. Además, por su fuerza estética y su capacidad de síntesis, tiene gran predicamento en las redes sociales.