Recientemente, hemos celebrado el Día Mundial de Internet, una herramienta que, sin duda, ha cambiado nuestro modo de vida.

El marketing ha evolucionado adaptándose a las nuevas formas de comunicación; tradicionalmente, una empresa promocionaba sus productos interrumpiendo al usuario con anuncios en radio, televisión o mensajes de texto. Ahora han surgido distintas fórmulas en Internet basadas en marketing entre las que destaca el inbound marketing.

Pero, ¿qué significa?, ¿qué es inbound?

El inbound marketing es una metodología alternativa al marketing tradicional con excelentes resultados en términos de beneficios y coste. El marketing inbound se caracteriza por atraer clientes hasta un negocio sin necesidad de asaltarles con descuentos y promociones.

Uno de las claves del éxito del inbound marketing es el uso del customer journey, es decir, el conocimiento de aquellas acciones que realiza un cliente desde que le surge la necesidad de compra hasta que adquiere un producto. Al conocer dónde, cómo y qué provoca que un cliente llegue hasta la empresa puede diseñarse unamarketing strategy que dirija y potencie ese viaje del cliente asegurando que finalice con la compra de los productos en detrimento de sus competidores.

El customer journey en los centros de estética

El camino que recorre un usuario hasta realizar una compra es diferente para cada sector. De acuerdo con Google Trends, España es el tercer país en número de búsquedas del término “estética”. ¿En qué consiste el customer journey para los centros de estética?

[Tweet “El sector de la #belleza y estética también se suma al #InboundMarketing.”]

Fase inicial: se crea una necesidad de compra. El cliente, ya sea por motivos ajenos al marketing (por ejemplo, quiere adelgazar de cara al verano) o ya porque ha visto una promoción en Twitter, identifica una necesidad y tiene intención de comprar.

Fase de precompra: el cliente busca en internet y evalúa las distintas formas de eliminar la grasa. Cuando tenga algunas ideas claras sobre los tratamientos disponibles empezará a sopesar sus opciones.

Fase de contratación: sabe qué tratamiento desea y comienza a comparar distintos centros. Normalmente, visitará páginas web, foros de opiniones, redes sociales, etc. para tener una idea de cuál es el mejor sitio donde hacerse el tratamiento. El branding de la empresa o cómo esta se presenta en Internet será fundamental para qué el cliente se decida e inicie su compra.

Fase de fidelización: aparece un nuevo cliente con el que debe crearse un vínculo para que sea un cliente fiel y recomiende la marca.

^34B2758BCDE9EF8FA565CD5EF148804B51DF9B211D794C67CF^pimgpsh_fullsize_distr

Como se ha visto, los clientes interesados en tratamientos estéticos buscan gran cantidad de información hasta decidirse por un centro estético. El inbound marketing conjuga distintas estrategias, como creación de contenido interesante para el usuario, mejora del posicionamiento en buscadores y análisis del comportamiento de aquel, que asegurarán que cada customer journey termine con una compra.

Imagen