Las nuevas tecnologías han modificado el modo en que los clientes se aproximan a las marcas, los productos y los servicios que les interesan. Por otro lado, la publicidad tradicional se muestra cada vez menos eficiente por el rechazo que provoca en el consumidor el bombardeo constante de impactos publicitarios. En este contexto, se impone una nueva forma de “cautivar” a los potenciales clientes. Es el Inbound Marketing, o marketing de atracción, una metodología que combina técnicas como el marketing de contenidos, las herramientas SEO, el social media y el email marketing para captar la atención de los posibles clientes.

El público busca en la red información que le ayude a tomar una decisión de compra. Por esta razón, una buena estrategia de Inbound Marketing gira en torno a un contenido web de calidad, que aporte valor añadido a la marca, producto o servicio. En el desarrollo de una estrategia de marketing de contenidos es de gran utilidad comprar contenido para web elaborado por redactores freelance profesionales. Ellos reúnen los conocimientos necesarios para elaborarlos de modo que sean una potente herramienta SEO (Search Engine Optimización), que los sitúe entre los primeros resultados de los buscadores cada vez que un cliente potencial realice una consulta relacionada con el producto o servicio.

La presencia en redes sociales como Facebook o Twitter es otro de los pilares básicos en el marco de una estrategia de Inbound Marketing. No en vano, las redes se han convertido en un canal al que los consumidores acuden en busca de información y de un contacto estrecho con las marcas. Para finalizar, hay que diseñar una buena acción de email marketing que integre todos los contenidos para hacerlos llegar a los consumidores.

En definitiva, lo que se persigue con el Inbound Marketing es generar con el consumidor una relación basada en la confianza, lo que aumenta exponencialmente las posibilidades de venta.

Imagen