Las modernas estrategias de marketing de contenidos son determinantes para perfilar las conductas del consumidor y su percepción respecto de una marca. En base a información cuidadosamente seleccionada sobre asuntos de su interés, el content marketing –donde la redacción de contenido desempeña un rol capital-  puede generar la deseada corriente de magnetismo entre consumidores y marcas.El privilegiado cauce que supone Internet para el marketing de contenidos se nutre de esa actitud evasiva del consumidor hacia la publicidad tradicional, cuyo espacio viene siendo ocupado por interacción con los contenidos informativos, sin apenas carga publicitaria, que las marcas elaboran con el inestimable soporte de los redactores freelance.

Este marketing de contenidos, previo sondeo de preferencias y hábitos de los consumidores, se sustenta en divulgación de mensajes, con fuerte vocación viral que calen en aquéllos y otorguen al marquista un rol de experto y líder. La influencia del contenido en la percepción adquiere su máxima expresión cuando es impregnado de fuerte componente didáctico, hasta lograr los beneficios comerciales pretendidos, pues la presencia de la marca en la mente del consumidor es el punto de arranque para su fidelización como cliente.

La inversión en posicionamiento SEO para canalizar tráfico web suficiente que amplifique el conocimiento de la marca es el pilar complementario, moderando el empleo de keywords para evitar penalizaciones por los buscadores que lesionarían la percepción de la marca.