No suele quedar claro qué es el inbound marketing. Es una estrategia que se nutre de diversas tácticas y subtácticas, para que las empresas adquieran relevancia y reputación en Internet.

El pensamiento visual del creativo y su destreza en presentar datos con imágenes (mejor, si son interactivas): indispensables en la forja de la marketing strategy

Una de ellas es el contenido y, dentro de este, las infografías juegan un papel enormemente destacado. Por sus propiedades camaleónicas y versátiles, las infografías son perfectas para servir valor e información de forma visual y rápida gracias a los programas informáticos, responsables del tratamiento de imágenes y su vinculación con los datos.

Las mejores infografías de la Red se encuentran en la mente creativa de su autor, encargado de dar forma, con dibujos, animaciones y de manera genuina, a una realidad sumamente compleja y que demanda grandes dosis de esfuerzo para su facilitación a la audiencia.

Una Internet marketing strategy (estrategia de marketing por Internet) utiliza las infografías para ilustrar los textos que acompañan (suelen sustituir o complementarse con imágenes fotográficas) y, en definitiva, enriquecer los contenidos de texto que las justifican. Cada vez, por otro lado, se ven más infografías por aisladas, las cuales son consideradas como contenido en sí mismas y sin texto que les dé apoyo, una estrategia que puede resultar poco acertada a la hora de posicionarse orgánicamente ante la ausencia de palabras clave.

En cualquier caso, las infografías exigen la presencia de una serie de procesos imprescindibles. ¿Cuáles son? Los mostramos, a continuación:

Un tema que se preste a infografía

Los resultados de una obra pública, la restauración de una obra de arte, la confluencia en un eclipse de sol o -mucho más práctico- el coste de la vida por países (representado en un mapamundi). La elección del tema es de suma relevancia, ya que determinará el feedback y la participación del público objetivo. Las infografías suelen ser contenidos muy laboriosos de realizar. Por tanto, exigen el estudio y la optimización de los recursos de tiempo.

¿Cómo se van a presentar los datos?

Hay que estructurar la información, para determinar de qué manera se va a servir la información: pasando el cursor del ratón puede saltar la información de manera automática. ¿Requiere hacer clic en los espacios delimitados?

Los clásicos diagramas de barra o tarta son grandes soportes para describir la realidad circundante, así como para comparar los datos con los ejercicios anteriores. Todo ello se hace de manera sencilla, para conseguir el objetivo que se pretende: que los usuarios de Internet extraigan las conclusiones de la información con un simple golpe de vista.

La destreza de un diseñador gráfico es imprescindible para crear buenas infografías. Rodearse del mejor equipo trae excelentes beneficios a la estrategia de marketing inbound.