Conocer lo que están haciendo las grandes empresas puede ser un gran aliado para crear una campaña de marketing de contenidos en redes sociales realmente exitosa. También pueden servir como ejemplo para comprar contenido a redactores freelance.

Todas estas campañas son creatividad en estado puro

Dove basa sus campañas en la belleza de las mujeres “reales”. En su campaña-experimento, las participantes debían describir su rostro a un artista forense, quien las dibujaba. Estas mujeres eran presentadas luego entre sí y descritas por una compañera al mismo artista. Así, demostraron que la percepción que cada una de ellas tenía de sí misma era diferente a la que tenía el resto. En solo 10 días de campaña consiguieron que se compartiese 660.000 veces en Facebook.

La campaña de Oreo más exitosa fue fruto de la creatividad espontánea. En la SuperBowl del año 2013 se produjo un corte de luz y enviaron un tuit: “¿No hay energía? No hay problema. Todavía puedes mojar en la oscuridad”. Fue retuiteado más de 16.000 veces y 20.000 veces compartido en Facebook.

¿Se puede vivir solo con cupones descuento? Este fue el desafío que lanzó Groupon. Josh Stevens lo aceptó y durante un año contó su experiencia en un blog, en Facebook y Twitter. La fortaleza de la campaña reside en la gran comunidad que lograron crear.

Oler tan bien como “El chico Old Spice”. La marca de productos de cuidado masculino logró, gracias a una serie de spots dirigidos a mujeres, no solo el éxito de la campaña, sino ofertas de trabajo para el actor que participaba.

Regalar un café a un amigo con un tuit. Starbucks logró con esta campaña más de 54.000 conexiones de usuarios en Twitter.

Todas estas campañas son creatividad en estado puro. Junto con el uso de herramientas SEO adecuadas y con contenido atrayente para blog y redes sociales han logrado alcanzar las cotas más altas de popularidad.

Imagen.