La geolocalización se está alzando actualmente como la herramienta SEO más poderosa junto con el marketing de contenidos. De hecho, estos dos recursos de posicionamiento y notoriedad web son cada vez más utilizados por las compañías para atraer a un mayor número de clientes. Hace poco la revista Forbes, en su edición online, destacaba las tecnologías iBeacon, desarrolladas por Apple, como “la revolución de las tiendas offline”. Estos pequeños dispositivos, del tamaño de un botón, permiten enviar notificaciones push a los dispositivos móviles situados a su alrededor para informar de ofertas únicas y especiales, así como de importantes descuentos exclusivos a aquellos usuarios móviles situados en su radio de alcance.

La geolocalización ofrece experiencia de calidad al público objetivo

Así, con las estrategias de geolocalización se puede recabar información relevante de los clientes potenciales de forma realmente rápida. Se debe a la gran brecha de competencia surgida tras el triunfo de gigantes como Amazon o eBay, cuyos soportes almacenan información detallada de cada uno de sus clientes. De este modo se sabe sus nombres, a qué se dedican, cuáles son sus hobbies o a qué lugares les gusta viajar. Cualquier dato resulta bueno para establecer un vínculo de marketing o remarketing y entablar, de este modo, una relación personalizada con cada uno de los clientes, ofreciéndoles productos específicos e innovados a tenor de sus gustos, preferencias y necesidades.

La geolocalización, al igual que el marketing de contenidos, ofrece una experiencia de calidad a un público objetivo que, de hecho, muestra interés por compañías en particular. De ahí también la importancia de comprar contenido para blog a redactores freelance, especializados en temáticas específicas, y rastrear cada uno de los movimientos que los clientes realizan en la web a través de las herramientas analíticas para conocerlos mejor.

En la actualidad, la geolocalización y el marketing de contenidos constituyen las principales estrategias del e-commerce.

Imagen.