La efectividad de cualquier acción de marketing online empieza por analizar los resultados. Sin duda son el mejor indicativo para saber si se está siguiendo el camino correcto. Con los datos en la mano las empresas son capaces de reforzar los eslabones más débiles de la cadena de comunicación online.

El primer paso es tener claro qué es lo que se espera conseguir de la creación de contenidos. Es recomendable definir un bloque de objetivos prioritarios y alinear la campaña de marketing de contenidos con esos objetivos. El siguiente paso es medir los resultados, conocer el porcentaje de objetivos logrados a través del contenido que se publica, nos referimos a los usuarios que después de leer el blog, se ponen en contacto con la empresa y cumplen alguno de los objetivos prioritarios. Google Analytics puede ser una buena herramienta para medir la efectividad de la estrategia de marketing de contenidos.

Medir los resultados del contenido publicado

Pero para eso la empresa necesita contenido contante y sonante. Con la publicación de un post al día la métrica de Analytics mostrará las mejores cotas y dará un empujón a la estrategia SEO de la empresa. Para hacerlo realidad, las empresas tienen a su disposición un emergente mercado de redactores freelance.

Una estrategia de contenidos recurrente es diversificar los mensajes del blog, por una parte redactando varios artículos para todo el mundo, y después orientando otra serie de posts para clientes potenciales muy definidos. De esta manera se amplía el ámbito de acción de los mensajes publicados en los blogs.