En la mayoría de las ocasiones, generar contenido de calidad y relevante, ése que nos ayuda con el posicionamiento SEO, no es tan fácil como puede parecer en principio. Las actualizaciones de las redes sociales y blogs corporativos han de ser constantes y no siempre quien las genera está al 100% de creatividad. En el fondo,  somos personas las que nos encargamos de la redacción de contenido y a las que las vicisitudes del día a día pueden afectarle.

Por ello son importantes dos cosas en nuestra estrategia de marketing de contenidos: la primera, mantener un calendario con las publicaciones previstas, de forma que al menos la idea de lo que queramos contar a nuestro target o comunidad de usuarios esté ya prevista. La segunda es tener un equipo de redactores freelance que mantengan el mismo tono y que generen y emitan de forma independiente el contenido, siempre siguiendo el patrón de publicaciones antes mencionado.

Nos evitaremos así la temida hoja en blanco y el dejar un día entero sin publicar, ya que la constancia es de suma importancia. Si hemos acostumbrado a nuestra audiencia a recibir cada semana un artículo sobre algo determinado, por ejemplo todos los martes la receta de la semana o las tendencias en moda o las novedades en telefonía móvil, estaremos creando un hábito en la misma. Nos buscarán y estarán a la espera de ese contenido. Los afianzaremos, que es lo que una empresa o marca necesita: usuarios o consumidores fieles a nuestra firma ya que de esta forma estaremos más próximos a una recomendación de parte de los mismos, lo que conllevará una viralización de nuestras publicaciones y, por ende, mayor visibilidad en el complejo mundo de internet, donde la competencia es enorme y tener un buen resultado SEO es fundamental.

“La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia”.

John Ruskin

Imagen