Llega una nueva tendencia al marketing online: la publicidad nativa, una forma de presentar nuestros productos o servicios estrechamente vinculada con el marketing de contenidos. El porqué de esta relación es sencillo: la publicidad nativa se define como la práctica de incluir contenido promocionado en una página web o plataforma respetando el formato y estilo del website.

La publicidad nativa potencia la experiencia del usuario en nuestra plataforma

Esta técnica no se nos antoja extraña. De hecho, es muy similar a la del product placement, tan conocida en televisión. Cuando un anunciante quiere que sus productos aparezcan en una serie, por ejemplo, trata de que éstos tengan una consonancia con la narración audiovisual (forman parte, así, de la historia que nos cuentan). Lo mismo sucede con la publicidad nativa, que pretende facilitarnos información sobre un producto pero siempre en consonancia y armonía con la plataforma en la que podemos encontrarla. Para ello, es esencial la sutileza y el marketing de contenidos: no sirve de nada bombardear a nuestro público. Nuestro objetivo es darnos a conocer, sí; pero también a través de diferentes temas que puedan aportarle un beneficio añadido al cliente y que se relacionen con nosotros.

De esta manera, prácticas como la publicidad intrusiva quedan atrás y, al contrario, se potencia la experiencia del usuario en nuestra plataforma. Eso sí, siempre hay que indicar que se está ofreciendo un contenido publicitario por muy editorial que nos pueda parecer. Los tweets “promocionados”, los posts “sugeridos” por Facebook, los artículos pagados, los vídeos corporativos o los gráficos interactivos son algunos de los ejemplos online a través de los cuales este tipo de publicidad se vertebra.

Según un estudio realizado por IPG media lab, la publicidad nativa tiene una influencia muy positiva sobre nuestro público. Los usuarios prefieren compartir este tipo de contenidos que, por ejemplo, un banner (un 32% frente a un 19% respectivamente así lo confirma). El motivo es, también, porque la publicidad nativa quiere ir un paso más allá de la viralidad y convertirse en un valor añadido para nuestro público. No se trata del número de veces que se comparta, sino de qué le aporta al usuario (y, también, cómo puede encontrarlo mediante herramientas SEO).

Para poder desarrollar la publicidad nativa resulta imprescindible contar con unos contenidos únicos y personalizados para nuestra marca. Lowpost ofrece contenidos de calidad elaborados por redactores freelance expertos en redacción online y herramientas SEO, totalmente adaptados a la plataforma en la que se quieran publicar. Si la publicidad nativa es una de las tendencias más poderosas en publicidad online actualmente, no se puede concebir sin una estrategia de marketing de contenidos. Con Lowpost, crece en escalabilidad y no te quedes atrás.

Imagen.