La risa es una estupenda estrategia para desarrollar el marketing de contenidos de nuestra empresa. La originalidad en la creación de contenidos se premia en Internet, ahora incluso más con el nuevo algoritmo de Google, el famoso Penguin 2.0. Hay que ser natural y parecer natural.

Y es que un buen marketing de contenidos desarrollado con un SEO inteligente ha de propiciar la singularidad y el interés, para atraer y sobre todo enganchar a potenciales clientes. El humor capta rápidamente audiencia, es distendido y entretiene, y además suele poseer un alto grado de viralidad. Está claro que si nos hace reír, lo compartimos rápidamente con amigos y familiares

El trabajo de los redactores freelance es fundamental en el marketing de contenidos, pero aún más cuando se trata de desarrollar textos ambiguos, absurdos o incongruentes, en definitiva, que nos sorprendan agradablemente.

Su manejo del lenguaje y grado de conocimiento del sector, combinado con dosis de ingenio, pueden ponerse a disposición de nuestra empresa para hacer de ella una referencia entre los consumidores. Artículos pretendidamente desinteresados, pero que suscitan interés, son los elementos más adecuados para crear en un cliente potencial el recuerdo de la empresa que los genera y, al mismo tiempo, permiten proyectar mensajes creíbles.