La pasión por el trabajo se encuentra en la cúspide de la pirámide de las características del emprendedor del  siglo XXI. Así lo confirman los expertos en el sector, que explican que un emprendedor es alguien que disfruta con lo que hace y que, por tanto, dedica al esfuerzo de trabajar toda su pasión. En el caso concreto del marketing, los expertos en marketing de contenidos, los redactores freelance y cualesquiera otros emprendedores de este mismo campo reúnen al menos unas habilidades en común.

Cualidades de un emprendedor

1. Es un comunicador. Domina el fondo y la forma. Es decir, sabe cómo adaptar sus mensajes a los diversos públicos que tiene que dirigirse pero además conoce las técnicas y los canales en los que esa información tiene que ser vertida. Crear contenido para blog, comprar contenido a profesionales especializados en determinadas áreas o establecer estrategias de difusión online son algunas de sus capacidades.

2. No tiene miedo al riesgo. El nuevo siglo trajo consigo incertidumbre en muchos aspectos, entre ellos el marketing. Por tanto, el emprendedor de este nuevo escenario asume que los riesgos son parte vital de su trabajo y que para tener éxito hay que probar, aunque eso implique la posibilidad de, a veces, no salir victorioso. Busca intentarlo para aprender siempre nuevas lecciones.

3. Puede concentrarse completamente. Es decir, no se deja llevar ni vencer con facilidad. Por el contrario, se toma su tiempo para obtener la mayor calidad con los distintos medios disponibles para una acción de marketing.

En definitiva, generar valor añadido, emplear todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías o aprovechar sus ventajas competitivas frente a otros competidores son también rasgos comunes al emprendedor del sector del marketing en esta nueva época, marcada por cambios y desafíos constantes. Persistencia y determinación cierran la relación de sus características distintivas.

Imagen