El marketing de contenidos, junto con el SEO y las redes sociales, forma parte de una rama superior que se conoce como inbound marketing. Cuando una empresa se plantea comprar contenido, debe desarrollar una estrategia que incluya unos objetivos alcanzables y medibles y, para que esto último se cumpla, será necesario definir unos KPI’s específicos.

Tres métricas importantes del Inbound Marketing

1. Lead Quality: la calidad es más importante que la cantidad cuando se consigue una conversión (o ‘lead’). Existen dos indicadores de éxito clave que permiten establecer qué ‘lead’ es de mayor calidad: el ‘lead scoring’ sirve para calificar las oportunidades de venta que se producen con las visitas de los usuarios a una web, mientras que el  ‘lead nurturing’ (o cultivo de ‘leads’) permite la gestión de dichas oportunidades.

2. Post Engagement: las acciones que se realizan en redes sociales suelen ser las más difíciles de medir en las estrategias de marketing de contenidos, sobre todo a la hora de determinar el ROI. Por eso, es importante conocer que el ‘engagement’ de cada post es el KPI que se debe perseguir y se mide mediante el número de interacciones producidas (comentarios, me gusta, compartidos, retuiteados, favoritos, etc.).

3. SEO: el posicionamiento online resulta fundamental para redirigir tráfico a una web o a un contenido para blog. Por eso, las palabras clave elegidas son tan importantes y estas constituyen el primer KPI a tener en cuenta en cualquier estrategia de SEO: el posicionamiento de cada palabra clave. Además, una vez logrado que el usuario entre el página web en cuestión, no solo se debe atender al número de visitas, sino también al número de páginas vistas y el tiempo que el usuario permanece en la web.

Medir estos indicadores supondrá un paso más hacia el éxito en el marketing de una web.

Imagen