Igual que un buen plato de cocina requiere una buena receta, productos frescos y de calidad y, esencialmente, un magnífico chef, el marketing de contenidos necesita excelentes redactores freelance, profesionales capaces de crear contenido para blog relevante y original que el usuario de Internet quiera consumir como parte del menú diario.

Es conveniente ser exigente con la gestión de tu blog y dejarlo en manos de profesionales

El marketing de contenidos ha experimentado una enorme popularidad en los últimos años, según Google Trends. Y aunque la investigación revele que las empresas ven al experto en marketing de contenidos como a un blogger, en realidad el éxito de un blog no solo depende de un experto en estrategia digital y herramientas SEO, sino del talento del redactor que nutre las plataformas de contenidos.

El redactor es, principalmente, un narrador nato capacitado para contar buenas historias. Muchas empresas creen que no tienen nada que contar e inundan su blog con fotos y artículos fríos. Sin embargo, un redactor de contenidos efectivo utiliza la historia de la compañía para comunicar los valores corporativos, así como el trabajo diario de los empleados para demostrar que la satisfacción del cliente es prioritaria para la empresa.

Además, un buen blog debe tener contenidos bien escritos. Y en eso el redactor freelance es un maestro: conoce el poder de las palabras, mejora constantemente sus habilidades de comunicación y se fija en el trabajo de otros colegas buscando nuevas fórmulas narrativas. Pero nunca pierde de vista la llamada a la acción. Sabe que su objetivo principal es atraer lectores para después convertirlos en leads y, luego, en clientes.

Aunque las herramientas audiovisuales llamen poderosamente la atención, una buena historia, interesante y bien contada no solo sigue teniendo un gran poder de atracción, sino que es la asignatura pendiente de muchas empresas en materia de marketing de contenidos. De ahí la importancia de comprar contenido a redactores freelance, estrategia básica para garantizar el éxito de un blog.

Imagen.