Esta semana se celebra en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) el Entrepeneurship Development Program EDP, un programa en el que Lowpost participa como una de las nueve empresas emprendedoras valencianas más prometedoras del panorama español actual. Después de participar en la tercera edición del programa Valencian Global, impulsado por Business Innovation y cofinanciado por la Generalitat Valenciana a través del IVACE, Lowpost está ahora más preparada que nunca para seguir creciendo de la mano de los expertos mundiales en emprendedurismo e innovación tecnológica.

El MIT cuenta con reconocidas personalidades de la talla de Bill Aulet

“Está siendo una experiencia altamente recomendable”, señala José Ignacio García, CEO de Lowpost. Y, en cierta medida, paradójica por los factores climatológicos: la que han bautizado como la “tormenta del siglo” amenaza a Estados Unidos con cubrir sus ciudades bajo interminables mantos de nieve, pero ni siquiera eso ha frenado las ansias de conocimiento de los participantes. “Hemos tenido que trasladar las clases al hotel, donde seguimos alimentando el hambre por crecer y por dar un salto de calidad en el modo en que trabajamos y desarrollamos nuestros proyectos”, cuenta José Ignacio. “Además, esta una gran oportunidad de aprender de reconocidas personalidades como Bill Aulet”, añade.

Lowpost

Bill Aulet, director del centro del emprendimiento del MIT, es una de las figuras de referencia mundiales en esta materia. Empresas como Canica Valor Estratégico, Woman on Mars, Outcomes 10, Edin y FLoWww también están participando en este programa del MIT que, precisamente hoy, atraviesa su ecuador y sigue ofreciendo claves sobre aspectos de vital importancia para las start-ups.

Lowpost

“Lo que está claro es que el EDP tiene un gran valor como experiencia vital y transformadora”, añade José Ignacio García. “Salir de la comodidad e internarse en un entorno de altísimo rendimiento, diversidad y talento es al principio abrumador e, incluso, confuso. Sin embargo, trabajar con gente emprendedora de todas partes del mundo despierta tu humildad, y te pone en contacto con tus áreas de mejora”, concluye. El viaje, por el momento, no ha hecho más que comenzar.