Cada día se crean 27 millones de piezas de contenido para blog; sin embargo, cerca del 70% nunca llega a consumirse. La base de la creación de posts estriba en que estos sean relevantes, atractivos y útiles para los destinatarios. Partiendo de esta premisa, parece sensato pensar que la calidad en el marketing de contenidos conforma el aspecto más importante aunque, para algunos gestores, la cantidad y la extensión siguen siendo lo que más se tiene en cuenta, como ocurre en muchos blogs.

Los intereses del lector, principal objetivo del marketing de contenidos

Según un estudio reciente realizado por Harvard Business Review, un párrafo o dos que no despierten el interés de la audiencia potencial se pueden convertir en un billete directo de ida para abandonar la lectura. Por ello, se debe mimar la calidad de los contenidos creados, de modo que se ofrezca a los usuarios siempre lo mejor. Así, se ha de encontrar un equilibrio entre el poder del contenido como herramienta SEO y como medio de generar relaciones duraderas con el público objetivo.

Para mejorar la calidad del contenido, el objetivo principal será el de empatizar con el target y entender sus necesidades para ofrecerles una experiencia única. Enfocando los esfuerzos en este aspecto, se aumentarán las posibilidades de ser relevante e incluso inspirador para el nicho del mercado en cuestión.

Además, resulta recomendable crear historias alrededor de las percepciones del propio lector, que pueden surgir a raíz de sus necesidades o retos. Si se tratan de modo correcto, pueden convertirse en una parte esencial de la estrategia en el momento de comprar contenido o contratar a un redactor freelance.

El marketing de contenidos puede ser un imán muy valioso para atraer a nuevos clientes, pero esto se produce únicamente cuando el contenido en sí es realmente relevante. Conseguirlo constituye la tarea más importante para las marcas de cara al futuro.

Imagen.