El marketing de contenidos preferido por los clientes es el material audiovisual. Aporta tanto a un blog como a una web una presencia innovadora directa sobre el cliente, lo que aumenta además la calidad del contenido para el blog. Así, los redactores freelance disponen de una vía más para transmitir emociones.

Existen 4 tipos de video marketing

Esta manera de realizar publicidad resulta realmente útil para las pequeñas y medianas empresas que, sin disponer de una gran capacidad económica, pueden llegar a un radio de personas muy amplio con una inversión realmente baja.

A la hora de comprar contenido de calidad, se debe tener en cuenta que un buen vídeo en el sitio web ayudará a que el buscador premie su esfuerzo y le otorgue una mejor posición en búsquedas orgánicas. Esto puede convertir un vídeo de branded content en una herramienta SEO. Algunas modalidades de videomarketing son:

Vídeo de presentación: es la clásica película documental o publirreportaje, un “manual resumido” en el que una persona cuenta las características y cualidades principales de lo ofertado.

Vídeo storytelling: en él se mezcla una historia real con la técnica narrativa. La finalidad de esta forma audiovisual es alcanzar un nivel de comunicación más personal a partir de las vivencias y la evolución que ha experimentado el producto o servicio.

Vídeo de demostración: consiste en poner a prueba, a ojos del espectador, lo que se está ofreciendo; de manera que se constata la calidad del artículo.

Vídeo testimonio: constituye una de las mejores opciones. Un potencial comprador confía más en el testimonio de un desconocido que en el aportado por la misma empresa que ofrece el producto o servicio.

Independientemente del tipo que se escoja, lo importante es que contenga un mensaje más allá del mismo producto o servicio. Debe dejar en el que lo ve un grato recuerdo, que no se le olvide fácilmente.

Imagen.