Plantear desde un principio qué estrategia de marketing de contenidos vamos a escoger a la hora de lanzar nuestra empresa, marca o producto en Internet es esencial.

Los objetivos que se pretenden son por un lado darnos a conocer, publicitarnos para llegar al usuario y, por otro, llegar a destacar en el posicionamiento SEO en los resultados de los buscadores.

Resulta imprescindible determinar qué contenido vamos a ofrecer para que nuestro público objetivo nos encuentre, de forma rápida y cómoda. Los buscadores premiarán justamente la creación de contenido que reporte una experiencia satisfactoria al usuario, penalizándonos en el caso contrario. Derivar un usuario hacia nuestra página web a través de palabras clave que no son relativas a lo que realmente se va a encontrar el usuario cuando llegue a nuestra landing page es una práctica totalmente inadecuada, que puede tener consecuencias de invisibilidad, obteniendo justamente el efecto contrario al deseado.

Ofrecer un contenido que aporte valor al consumidor es la clave, y para ello debemos realizar un estudio de nuestro mercado y del target al que pretendemos dirigirnos, anticipándonos siempre que sea posible a lo que este público demanda, que suele partir siempre de un deseo que necesita satisfacer.

El momento oportuno es también vital para que la aceptación por parte del consumidor sea la adecuada; llegar desfasados o demasiado anticipados, cuando aún no existe un clima apropiado, no conseguirá los resultados que deseamos. En el caso de dejar la gestión de contenido a redactores freelance, debemos informarles claramente de cuáles son nuestras prioridades, necesidades y objetivos que pretendemos obtener.