Si el objetivo primero de un negocio son las ventas, el segundo es la fidelización de clientes. Que un cliente que ya ha llegado a una empresa se quede en ella será lo que garantizará futuras ventas y la consolidación del negocio y de la marca. No se trata únicamente de que el cliente aumente la frecuencia de sus compras, sino también de establecer una estrategia de comunicación con él para que recomiende la marca a sus conocidos. Para conseguirlo, el marketing de contenidos ofrece estrategias bastante eficaces. Esencial: tener un blog y que ofrezca información de calidad. Por eso, conviene comprar contenido a redactores freelance que sean expertos en contenido para blog y en herramientas SEO. Aparte, se deben seguir una serie de estrategias para fidelizar clientes.

Lo ideal es poner en marcha más de una estrategia de fidelización

Existen diferentes estrategias de fidelización para que cada empresa o negocio escoja la que más se ajuste a ella. Lo ideal es practicar más de una. Algunas de las estrategias más habituales y eficaces son:

– El servicio de post-venta: para aumentar la confianza del cliente, este debe sentir que no se queda solo una vez ha pagado su compra, sino que la empresa está ahí para atender sus problemas y asesorarle en relación con el producto adquirido para que pueda disfrutarlo plenamente. Incluye instalación, asesoramiento y garantías en caso de que el producto presente desperfectos.

– Descuentos y promociones: son especialmente interesantes los programas de puntos acumulables con las compras o los vales de descuentos, ya sea para la próxima compra o cuando alcanza un determinado volumen de compra.

– Consultas de opinión: no son frecuentes pero sirven para ganar la confianza del cliente. Consiste en llamar a cliente unos días después de su compra para consultarle si está satisfecho con su compra y con el producto en cuestión.

En todo momento hay que cuidar el trato al cliente, mostrando respeto y amabilidad.

Imagen.