El marketing de contenidos centra parte de los esfuerzos en la captación de clientes. Se hacen esfuerzos por tener actualizado el contenido para el blog de la empresa, ya sea por la opción de comprar el contenido o la contratación de redactores especializados que elaboren contenido de calidad.

Sin embargo, una vez que se capta al cliente, no hay que olvidarse de cuidarlo. En este sentido, la buena y estrecha relación con el cliente debe ser un valor competitivo que caracterice a la empresa.

La relación con el cliente debe cuidarse desde su inicio y hasta la posventa. Incluso, con un seguimiento posterior y durante el periodo intermedio, el cliente debe sentirse cómodo con la empresa y comprobar que no está haciendo únicamente una compra o contratación de un servicio, sino que forma parte del proyecto empresarial, de una experiencia satisfactoria.

Debe conseguirse que el cliente confíe en la empresa, en su Know-How profesional, lo que se consigue con transparencia y sinceridad, sin aparentar nada ni intentar vender humo. Si se comete ese fallo, puede que un primer proyecto con ese cliente salga adelante, pero la relación profesional no se consolidará ni continuará.

[Tweet “Una clave para conseguir una buena sintonía entre cliente y empresa es fijar objetivos comunes. “]

Asimismo, la relación debe ser constante: no solo hay que acordarse del cliente cuando a la empresa le conviene, sino que debe haber una reciprocidad de conversaciones, reuniones, notas informativas de puesta al día de los avances, novedades, objetivos cumplidos… Siempre que haya que comunicar alguna información útil y de relevancia para el cliente.

La importancia de una buena experiencia por parte del cliente es muy relevante en las actuales estrategias de branding. Un cliente satisfecho compartirá su experiencia con otros iguales suyos y será el mejor embajador de la empresa.

Para que eso sea posible, la empresa debe tener una estrategia integral, es decir, el cliente se debe sentir igualmente bien tratado en todas las fases o cualquier departamento de la organización. En este sentido, es imprescindible una coherencia en la filosofía y el trato con el cliente.

BrandedContent2-lowpost

Además de que un cliente satisfecho recomendará a otras personas que pasen por la misma experiencia, es muy importante conocer en todo momento su opinión con respecto al servicio, producto y trato recibidos. Ese feedback es importantísimo y muy valioso para detectar deficiencias en la estrategia de comunicación y subsanarlas de forma eficaz en el menor tiempo que sea posible.

En definitiva, apostar por cuidar la relación entre cliente y empresa es apostar por cuidar la reputación de la marca, ser más competitivos y, por lo tanto, tener mejores resultados empresariales.

Imagen