Llevar a cabo una estrategia de marketing online realmente efectiva pasa por planificar y llevar a cabo una serie de acciones que van más allá de comprar contenido a redactores freelance para intentar apelar a los posibles clientes. Si bien el marketing de contenidos es una técnica fundamental, es necesario buscar las herramientas necesarias para orientar el contenido para blog hacia el target adecuado. 

¿Por qué definir el buyer persona?

– Incorporar el concepto de buyer persona a la estrategia de marketing de cualquier empresa puede convertirse en una herramienta muy útil a la hora de entender mejor a su público potencial. Definir el buyer persona de un producto o servicio permite una aproximación razonable a cómo se comportan los clientes y, por lo tanto, ayuda a entender mejor qué están buscando.

– Trabajar con el equipo de contenidos analizando qué compran los clientes, por qué lo hacen y por qué buscan un determinado producto es una inversión de tiempo que resultará fructífera, porque permitirá que los creadores de contenido sepan hacia dónde deben orientar su trabajo. De todos modos, al intentar definir el buyer persona de un producto es necesario tener muy claro que se está definiendo cómo se supone que deberían ser las personas que lo van a comprar. Por lo tanto, será una guía muy útil, pero no hay que dejar que este concepto siente cátedra en ningún momento del proceso de creación de estrategias de marketing.

– Crear el perfil de este cliente ficticio implica la necesidad de personalizarlo. Es decir, de ponerle nombre, características y personalidad al concepto abstracto del cliente tipo que encaja con el target de un producto o servicio. De esta manera, lo podremos usar en nuestras estrategias de marketing como una referencia concreta.

Lowpost, posts de calidad

¿Cómo se crea esta ‘persona tipo’? Esencialmente, requiere conocer muy bien el segmento de población al que se pretende dirigir el producto o servicio. De esta manera, se puede retratar con detalle su personalidad, su consumo y sus intereses. Y qué puede aportarle el contenido nuevo que se le proporcione. Una de las mejores herramientas para conseguir toda esta información es haciendo entrevistas a clientes, antiguos clientes y prospectos, para poder conseguir datos que de otra manera sería muy difícil llegar a conocer.

¿Cómo se transforma toda la información conseguida en las entrevistas en un ‘buyer persona’? Se realiza través de un proceso creativo que construya una historia entorno a la que articularla. Es decir, definiendo en un pequeño párrafo todas las claves de su personalidad y dándoles un nombre y apellido ficticios. De esta manera, se consigue un perfil concreto con el que se puede trabajar de manera práctica.

Imagen