El marketing emocional se ha convertido en una necesidad desde hace algunos años. Un buen ejemplo de marketing emocional sería el anuncio de la lotería de Navidad. Son anuncios que nos impactan y que tocan nuestra fibra más sensible.