Un negocio que se crea de la noche a la mañana sin ningún tipo de preparación está abocado al fracaso.

Lo que marca la diferencia para tener éxito en un negocio que comienza es el marketing. Aquí la estrella es el branded content para conectar con el cliente.

Existen muchos elementos imprescindibles, sin los cuales es mejor que guardemos nuestro dinero en el banco. Aunque existe una clave –la cuarta y última–, que es la que marca realmente la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Clave #1: El Plan de Empresa

Un plan de empresa proporciona una base sólida para madurar una idea de negocio y averiguar si existen posibilidades de que sea rentable. Cuando uno invierte su tiempo y dinero la viabilidad de un proyecto no es una cuestión baladí.

Clave #2: Aprendizaje

Destinar un presupuesto a formación como paso previo a lanzarse a la piscina es de suma importancia, puesto que de no hacerlo se comenten errores que al final resultan mucho más caros. Un emprendedor debe dominar muchas áreas para tomar las decisiones más acertadas.

Clave #3: Paso a paso

Comenzar poco a poco y con dedicación es un consejo menos habitual de lo que debería. Es un error común desperdiciar la inversión inicial en poco tiempo. El emprendedor que se ha preparado las fases previas a lanzarse está muy seguro de lo que quiere y cómo conseguirlo, y suele invertirlo todo a esa carta. La realidad es que las previsiones casi nunca se cumplen. Es importante validar las hipótesis en las que se basa el plan de empresa antes de agotar todo el flujo de efectivo.

Clave #4: branded content para marcar la diferencia

El elemento que puede suponer la senda hacia una rentabilidad segura: marketing. Se puede ofrecer el mejor producto o servicio, el más barato, pero no se conseguirán ventas realmente hasta que no se de a conocer de la forma adecuada. Y en este sentido la estrella es el branded content.

El branded content permite dar a conocer los productos y servicios, al tiempo que se proporciona valor añadido a la audiencia mediante la generación de contenido interesante y útil. Es una técnica muy efectiva para conectar con los potenciales o actuales clientes sin que perciban estas acciones como publicidad. Cualquier negocio puede aplicar esta técnica mediante una adecuada estrategia de marketing de contenidos en una web, o generando contenido para blog.

Es cierto que generar textos relevantes e interesantes de forma constante es una labor intensiva en trabajo. También es cierto que cuando se emprende los recursos humanos son muy escasos, y éstos suelen dedicarse a otras tareas igual de importantes. Comprar contenido es una forma inteligente de no perder calidad, sin tener que renunciar a otras responsabilidades fundamentales. Existen multitud de redactores freelance especializados en los que externalizar la tarea.