Junto con la estrategia de comprar contenido, Google Analytics es posiblemente una de las herramientas SEO más útiles en el marketing de contenidos, pero también de las más complejas de utilizar para todos aquellos que tienen un blog, sean redactores freelance o no. La información que se encuentra en la plataforma acerca de los visitantes que llegan a la web es muy amplia y muchos, que no son usuarios avanzados, no entienden bien qué es lo realmente importante.

Conocer exactamente las métricas es fundamental para analizar el tráfico de una web y poder tomar decisiones estratégicas

La primera métrica destacada es la de las visitas: las veces que alguien entra en la web (importante a la hora de ofertar espacios de publicidad o de medir el impacto del contenido elegido para el blog), aunque no debe confundirse con los visitantes únicos. Por ejemplo, si alguien entra en la web a las 9 de la mañana y repite visita a las 12, será contabilizado como dos visitas pero un solo visitante único.

Igualmente ocurre con las páginas vistas y las páginas vistas únicas: la primera métrica muestra el número de páginas que los usuarios han visto en sus visitas mientras que las únicas son las no repetidas (si el usuario entra en las páginas X y Z, y después vuelve a la X, serán tres páginas vistas pero solo dos únicas).

Otra de las métricas importantes es la del porcentaje de rebote, cuando un usuario llega y se va; es decir, cuando entra en una página y no ve más. Este dato debe interpretarse según el contenido que ofrezca la web.

Analytics también distingue entre quienes vuelven a la página y los nuevos visitantes, basándose en los datos que ofrecen las cookies. Es importante que estas dos métricas guarden un equilibrio: si una página es nueva, obviamente recibirá más visitas nuevas, pero, si lleva tiempo en la red, debe haber logrado fidelizar a la audiencia, además de seguir atrayendo a un nuevo público.

Imagen.