Después de Snapchat y su revolución de vídeos cortos, precedida por Vine; y, después de Instagram y ahora también Facebook, ya solo quedaba la red de social network por excelencia, LinkedIn, por aplicar la alta demanda de vídeos en su plataforma de social media profesional.

Al igual que ocurriera con LinkedIn Pulse, la red de social networking por excelencia ha optado por seleccionar a un conjunto notable de influencers en todos los ámbitos de interés de su target group y les ha dado acceso a su selecta aplicación LinkedIn Record. Por supuesto, es una aplicación, de momento, solo desarrollada para dispositivos iOS. Estos líderes de opinión graban vídeos respondiendo a las preguntas de sus seguidores.

Como estrategia de branded content, es una operación redonda: los influencers fortalecen su posición en la mente de sus seguidores mientras prueban una nueva plataforma de forma exclusiva. LinkedIn aplica, por fin, técnicas de storytelling para atraer usuarios.

¿Recuerda a alguna herramienta similar? Si uno está pensando en Periscope, puede que no vayas desencaminado. Pero de una forma inteligentemente controlada.

¿Quiénes son estos 500 influencers seleccionados?

Se han seleccionado 4 tipos de perfiles de usuarios influencers: todos ellos tienen en común un Brand content sólido. Pero sus trayectorias son muy diferentes:

– J.T. O’Donnell es toda una autoridad en el ámbito del desarrollo profesional. O’Donnell publica de forma regular interesantes contenidos en la intrared LinkedIn Pulse.

– Leila Janah pasa por ser una de las jóvenes emprendedoras sociales que han despuntado en la última década. Su mayor éxito es su marca personal, asociada a una imagen de mujer joven luchadora que ha trabajado para que el mundo sea un lugar un poco más justo.

– Christopher M. Schroeder es un empresario de los medios de comunicación y la investigación de audiencias, además de mentor de emprendedores.

– Nicholas Thompson. Editor del New Yorker, es, junto con Leila Janah, uno de los perfiles menos activos en Pulse, pero su actividad obtiene una repercusión inmediata global.

Vale la pena conocer otros influencers que ya están utilizando la nueva funcionalidad de la red social LinkedIn. En este enlace:

¿Cómo es posible seguir los diferentes vídeos e interactuar?

Evidentemente, que la plataforma de grabación y gestión de los vídeos sea “privada” resta funcionalidad a las posibilidades de interacción. Para ver y comentar los vídeos que suben estos influencers, hay que acceder a su perfil en la red social y clicar en la pestaña de actividad reciente.

Desde luego, el vídeo ha llegado para quedarse, también en las redes sociales. Pero no el vídeo con una producción profesional cuidada, sino aquel que, en 30 segundos, ha solventado una duda. ¿Cuál será el siguiente campo de batalla entre las redes sociales? ¿Apostará LinkedIn por universalizar el servicio o lo mantendrá como exclusivo para determinados perfiles? El tiempo lo dirá.